SIMONE WEIL. Reflexiones para desagradar (1936). Traducción de Sylvia María Valls.

REFLEXIONES PARA DESAGRADAR

Anuncios