SIMONE WEIL. CARTA A GEORGES BERNANOS (1938)

Por ridículo que sea escribir a un escritor, que está siempre, por la naturaleza de su oficio, inundado
de cartas, no puedo resistirme a hacerlo después de haber leído Los grandes cementerios bajo la
luna. No es la primera vez que un libro suyo me afecta; el rural Diario de un cura es a mis ojos el
más hermoso, al menos de los que he leído, y ciertamente un gran libro. Pero aunque me hayan
podido gustar otros libros suyos, no tenía ninguna razón para importunarle escribiéndole.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s